ADVERTISING

viernes, 5 de junio de 2015

Una bengalí que resalta los colores en su arte, para brindar felicidad



POR LETICIA ALANIZ

Hace algunos años, en un viaje a India, me encontré con un pueblo de artistas que vivían en pequeñas y pintorescas casas de barro que el sol lentamente había envejecido. Estaban decoradas en sus paredes por dentro y por fuera a mano, con una increíble variedad de diseños y colores brillantes. El lugar se destaca de los otros pueblos que lo rodean por su colección de arte popular que se puede observar en todas las casas y los talleres de los artistas. El pueblo se encuentra en el estado de Bihar y es conocido por el nombre Madhubani, que literalmente significa bosques de miel. Ahí, los artistas crean una forma de arte que acertadamente lleva el nombre del pueblo, y sus raíces se remontan a los períodos épicos, posiblemente durante la época del Ramayana, cuando el rey gobernante encargó a artistas a pintar las paredes con arte justamente para celebrar el matrimonio de su hija Sita, al dios Ram. Aún conservo un par de pinturas al estilo madhubani plasmadas en papel confeccionado a mano que me recuerdan al pueblo inolvidable.


Por causalidad visité una galería de arte en Texas que tenía expuesta una gran colección de arte contemporáneo de piezas de técnica mixta, abstracta, arte minimalista, fotografía y esculturas de hierro. Pero había una que capturó mi atención, ya que se destacaba del resto. Era una pintura en acrílicos sobre lienzo compuesta por una paleta de colores fuertes. Su diseño es abstracto, sin embargo podría fácilmente ser interpretada por una narrativa posiblemente descrita como romántica y soñadora. Contenía todos los elementos del arte popular que recuerdo haber visto en el pueblo mágico en Madhubani, India. No tardé en ponerme en contacto con la artista que había creado la obra y acordamos una cita.

Anannya Chowdhury es una artista con una personalidad vibrante que se ve reflejada en sus creaciones. Su voz y sentimiento se escuchan en las piezas que meticulosamente pinta con minúsculas brochadas y lineas curvas en movimiento, que provocan que los ojos vean detenidamente de cerca los detalles. El arte popular y la historia de India figuran el tema principal en sus obras. 

LA: No muy seguido conozco a artistas que reflejan el arte popular de India ¿Dónde naciste y cómo era el ambiente que te rodeaba?

AC: Originalmente soy de la region oriental llamada Calcuta, del estado Indio de Bengala Occidental. Soy una bengalí y bangalíes son los nativos de Calcuta. Sin embargo, nací en Meghalaya, la región al norte más oriental de la India. Meghalaya significa, “la morada de las nubes”. Se le conoce así porque es una zona montañosa con valles profundos y es el lugar mas húmedo del mundo. La lluvia siempre es parte del paisaje. Los bosques de Meghalaya son considerados como uno de los ambientes botánicos mas ricos de toda Asia. Meghalaya es conocida popularmente como la Suiza de la India y los antepasados de mi madre se establecieron allí. Mi padre es ingeniero mecánico y trabajó como ejecutivo en una prestigiosa compañia petrolera. Debido a su trabajo, tuvimos que viajar y vivir en varias ciudades en India. La mayoría del tiempo, me crié en Mumbai, la ciudad mas moderna y cosmopolita del país, al igual que Nueva York. Estudié en una escuela tradicional de convento. Afortunadamente, estuve expuesta a diferentes culturas dentro de la India y desarrollé una visión moderna en la sociedad y en la vida en general. Me crié hablando inglés y también estudié francés.

LA: ¿Cómo fue tu infancia? ¿Era muy tradicional tu familia? Entiendo que por lo general algunas familias crían a los niños de una manera diferente a las niñas. ¿Sentiste el apoyo de tu familia en lo que querías hacer en la vida? 

AC: Me crié en un ambiente en el cual una niña debe saber cantar, bailar, actuar, cocinar y por tradición, tener el cabello largo. Pero ante todo, la expectativa de la familia era que debía casarme a cierta edad. No obstante, el arte y la cultura eran una gran parte de nuestra educación. Sin embargo, siempre estuve mas interesada en la creación de arte que incluyera acuarelas, artesanía, bordados, cerámica, arcilla, papel, arte de arena y mucho más. Siempre estaba haciendo algo y mi tiempo libre era para crear cualquier cosa que se me viniera a la mente. 

LA: ¿Tuviste alguna formación en dibujo o diseño… o fuiste a una escuela de artes plásticas? 

AC: Soy una artista autodidacta y simplemente disfruté crear arte. Cuando estaba en el tercer grado aprendí a tejer solita, y tejí un suéter para la bebé de cinco meses de los vecinos. Después, hice una cocina de barro en miniatura con todos los utensilios pequeños usando solamente barro y pegamento. Fue muy divertido porque hice un montón de utensilios  para otros niños del barrio y jugábamos mucho a la cocinita. 

AC: Después de diez años en Mumbai, el trabajo de mi padre nos obligó a mudarnos a Vadodara en el estado de Gujarat. 

LA: Sí, estoy familiarizada con esa ciudad. Se caracteriza por sus coloridos bazares y grupos de casas barricadas. 

AC: Así es, son casas conocidas como pols. Son un estilo de vivienda en las cuales viven varias familias conjuntas, específicamente de grupos particulares como los de su propia casta, profesión o religion. La gran mayoría de estas casas se encuentran en la parte antigua de la ciudad llamada Ahmedabad. 

AC: En Vadodara terminé mi licenciatura en Psicología Clínica en la Universidad Maharaja Sayajiro, y poco después comencé a enseñar pintura y artesanía en una escuela para niños autistas. Mientras tanto, estaba siempre aprendiendo e intentado nuevas técnicas. Solía participar en eventos de arte e incluso hasta gané premios. Lo que más me gustaba, era la sensación de crear algo de la nada, eso impulsó mi pasión. 

AC: Me preguntaste acerca de las expectativas y tradiciones de la familia… En India, cuando una chica termina su educación y ha alcanzado la edad adecuada para contraer matrimonio entre los 18 a 25 años, la expectativa se cumple y se va a vivir a la casa de su marido. Esa era la tradición antigua en ese entonces, pero por supuesto que las cosas han cambiado en estos tiempos. Pero me casé como manda la tradición: en un matrimonio concertado, y me mudé junto con mi marido a los Estados Unidos en el 2001, en donde se suponía que iba a vivir una vida feliz. Llegué a Minneapolis, Minnesota durante la peor tormenta de nieve que he visto en mi vida. Estaba muy asustada, como venía de una region en India que es muy cálida. Por desgracia, las cosas no salieron a como esperaba y dejé de crear arte durante doce largos años debido a mi infelicidad y problemas en mi matrimonio que consecuentemente me llevaron al divorcio. Creo en nunca darme por vencida… me las arreglé para conseguir fuerza y me quedé en América a comenzar una nueva vida.  

LA:  Nunca es bueno renunciar a una pasión, que en tu caso es el arte... ¿Cuáles eran tus sueños en ese entonces y cuáles son ahora?

AC: Creo en nunca darse por vencido y decidí quedarme en Estados Unidos y mi sueño era tener un nuevo comienzo. Ahora soy una artista que vivo de mi arte y estoy muy contenta y orgullosa de mis logros. Mi trabajo es admirado por muchas galerías y aquí en Texas está comenzando a ser reconocido y a recibir premios. Siempre he tenido la admiración de mis padres y mi hermano ha sido un gran apoyo. Mi sueño es poder servirle a otras personas como ejemplo, especialmente a otras mujeres.  Después de una desgracia, hay esperanza de comenzar una nueva vida y se pueden realizar los sueños. Por fin estoy empezando a pintar de nuevo, después de doce años y he tenido éxito hasta el momento. Mi futuro sueño es abrir mi propia galería y estudio donde pueda vender mis pinturas y artesanías, y donde pueda promover la cultura y diversidad. Promuevo colores para brindarle felicidad a la gente. Creo que los colores alegres provocan pensamientos alegres. 

LA: ¿Qué es lo que crees qué hace tu obra única y verdaderamente propia?

AC: Mis pinturas son muy coloridas, vibrantes y muy detalladas. No utilizo bolígrafos o marcadores. Trabajo a base de diseños modernos con detalles tradicionales que emplean una gran variedad de colores, patrones y un estilo único y diferente. Lo llamo Artmantras y éste mismo nombre le puse a mi página web, Artmantras.com. La palabra mantra está compuesta por dos partes en sánscrito: man - mente y tra - instrumento. Por lo tanto, Artmantra es un instrumento de la mente que puede servir para entrar en un estado profundo de creatividad y rejuvenecimiento.

LA: ¿De dónde nace tu inspiración?

AC: En primer lugar me inspiro en mi madre. Siempre quiero que sonría y cuando expongo arte o gano un reconocimiento, ella sonríe. Eso es lo que me hace feliz y me impulsa a seguir adelante. También quiero ser un ejemplo para que otros sigan su pasión y que se pongan de pie y que no se den por vencidos. Quiero seguir creciendo en el mundo del arte y simplemente me encanta la sensación que obtengo cuando pinto. 

LA: Estoy de acuerdo contigo en que hay que darle seguimiento a nuestras pasiones.  Creo que es la base de nuestra felicidad interior, que a su vez nos hace exitosos.  Hay una cita del Dalai Lama: “La felicidad no es algo que nos llega ya hecha. Viene de nuestras propias acciones”. Creo que estarías de acuerdo con está cita también… Lo que me lleva a hablar de tu proceso creativo. ¿Cómo lo describirías en lo personal?


AC: Mi proceso comienza con un lienzo limpio. Pienso en destacar otra persona o lo que pueda llegar a sentir otra persona cuando vea el cuadro terminado. Mis pinturas llevan muchas lineas curvas, patrones y pequeños detalles. Me fascina un desafío en el lienzo. 

LA: Algunas de las líneas en tus obras perecen como si se estuvieran moviendo, realmente fluyen… ¿Cuál ha sido el mayor reto para ti en convertirte en artista y vender tus obras?

AC: ¡Gracias por la observación del movimiento en mis pinturas! No puedo decir que la venta de mi trabajo ha sido difícil, pero me he propuesto una meta personal de crear conciencia sobre este tipo de arte en el mundo occidental. La cultura India no es solamente el curry o la exportación de ingenieros en tecnología, también se destaca por su cultura colorida con una larga tradición de arte popular. Mi estilo consiste en una fusión del oriente y del occidente y me siento muy orgullosa de mi trabajo, y de la unión de las dos culturas. 

LA: El arte popular indio por supuesto que me recuerda al arte popular de mi propia cultura mexicana. Tenemos muchas similitudes.

LA: ¿Con que movimiento o estilo de arte te identificas o que artistas han influenciado tu trabajo?

AC: Me fascina Rabindranath Tagore, quien ganó el Premio Nobel. También me inspira el estilo de arte Shantiniketan que tuvo sus inicios en la escuela de arte que fundó Tagore en Calcuta, India. Cuando llegué a Estados Unidos, me encantó la obra del pintor Van Gogh. Me encanta su manera de pintar curvas y movimiento, porque mi trabajo es sobre todo un montón de patrones y curvas simétricas. 

LA: ¿Que significa tu cultura para ti y cómo la aplicas a tu arte?

AC: En India, celebramos los colores. Desde las especias coloridas, la vestimenta, los dulces y las casas. Nos encanta estar rodeados de colores. Mi misión es exponer el arte indio en esta parte del mundo, porque creo que el arte debe viajar por todo el mundo para que la gente conozca de otras culturas. Pinto en varios estilos milenarios como al estilo popular conocido como madhubani. Es una técnica de pintura que data desde hace mas de 2,500 años de antigüedad. También hago bordados étnicos de las regiones orientales de India, como kantha - de Calcuta y kathi - de Gujarat. El repujado de metal, es mi favorito… arena de arte, madera, cerámica en la que incorporo motivos indios. Me encanta pintar los pavoreales, son mi pasión!

LA:  Así es, lo observo en tu trabajo. A mi también me encantan los pavoreales. ¡Es una exhibición de arte sobre un pájaro!

LA: ¿La religión tiene algo qué ver en tu trabajo?

AC: No, la religión no es el enfoque en mi arte, pero si he creado obras en repujado con motivos de dioses o diosas indias. El repujado requiere extremo detalle y nada me parece mejor que representar dioses. Nací y fui criada en la religion hindú, pero mi pensamiento religioso es simplemente ser buena persona y aceptar a otras culturas.  Me encanta aprender de todo lo que me venga. Diariamente medito un canto que se llama “Nam myoho renge kyo”, que es una mantra del budismo, a travez de la cual he aprendido a sacar mi potencial. Mi obra es realmente una dedicatoria al amor de mi madre. Cada vez que me escogen en una exposición, me aseguro que mi madre sonría un poco más que ayer. Eso es lo que me da fuerza. 

LA: ¿Cual dirías que es tu tipo de personalidad?

AC: Me gusta la simplicidad… soy una persona honesta y enfocada. Tengo mis sueños y planes para lo que voy a hacer en el futuro. Soy perfeccionista por naturaleza y lo aplico para mi arte. Creo que todo es posible por medio de pensamientos positivos.  Me encanta disfrutar de los pequeños placeres de la vida como un taza de te (chai) indio por la mañana o hacer una caminata en la noche. No soy una persona que me angustio por algo, porque creo en mi misma, en mis sueños y en la justicia de Dios. Se que voy por el camino correcto para tener éxito. Después de todo, en lo que crees, es lo que obtienes. Tengo un buen sentido de humor y me encanta reír, ver películas cómicas, ser sencilla y agradable. Amo mi vida y todo lo relacionado con mi vida. 

LA: Con un panorama tan positivo sobre la vida, no hay duda que se cumplirán tus metas y sueños.  Parte de esa realidad es la oportunidad de llevar tu arte al siguiente nivel,  o sea, exhibir. ¿Cuándo tuviste tu primera exposición?

AC: Mi primera exposición fue en el Centro de Artes Comunitarias en Fort Worth y me siento bien orgullosa de ello. Poco después me invitaron a exponer mi arte en otras galerías y exposiciones colectivas. Una de las experiencias mas memorables fue recibir un reconocimiento en TVVA - Asociación de Arte Visual en Texas. Fui seleccionada como ganadora y recibí el Premio de Honor que para mi suerte, incluyó un viaje a España para exponer mi arte allí. También recibí el Premio de Honor en McKinney en la categoría de arte textil. Me da mucho gusto cuando la gente me pregunta sobre mi arte. ¡Me motiva para seguir adelante!

LA: Te apoyo para que sigas adelante y que continues expresando tu talento en cada pieza. Felicidades por todos tus logros y premios, y espero que todos tus sueños se vuelvan realidad. Muchas gracias por una experiencia maravillosa y colorida, por invitarme a tu casa a disfrutar y ver de cerca tu arte tan personal. Gracias por el exquisito almuerzo bengalí que se que lo cocinaste con mucho cariño basado en recetas tradicionales que han conservado por generaciones en tu familia. Mantendré el recuerdo del sabor en mi corazón y sobre todo el recuerdo de este día tan especial. 

AC: El placer es todo mío y me siento bien contenta con tu visita. Estoy muy feliz de conocerte y me da muchísimo gusto que te han encantado los platillos indios. Realmente aprecio mucho tu compañia. ¡Gracias!

LA: Cerraré con una cita de Rabindranath Tagore, quien ha sido muy influyente en tu proceso creativo que habla sobre el color en la vida:

“Las nubes entran flotando a mi vida, ya no para traer lluvia o una tormenta, sino para añadir color a mi cielo del atardecer.”  - Rabindranath Tagore.