PUBLICIDAD

martes, 18 de julio de 2017

Arranca sesión especial de la Legislatura con presión vs. la SB4 y rechazo a propuesta anti-transgénero


POR SANDRA VELÁZQUEZ
La presión de legisladores y activistas que quieren revocar la ley SB4 se hizo presente el martes en Austin, en el inicio de la sesión especial de la Legislatura que Greg Abbott convocó para impulsar su agenda conservadora.

La juventud inmigrante se unió a cientos de tejanos en la capital del estado para un evento de resistencia que titularon "One Texas Resistance", en el que le pidieron a los funcionarios que se opongan a la legislación anti-transgénero y las políticas en contra de mujeres, trabajadores y personas de color a través del estado.

Julieta Garibay, cofundadora del grupo United We Dream, dijo: "Un ataque contra uno de nosotros es un ataque contra todos y estamos preparados para protegernos mutuamente y a nuestro hogar".

La activista, una de las más veteranas del movimiento de los "Dreamers", describió que la juventud ve está sesión especial como lo que realmente es: el segundo intento de Greg Abbott y de los republicanos de aterrorizar "a nuestras comunidades y forzar la legislación anti-transgénero y otras políticas discriminatorias".

El llamado "Bathroom Bill" busca establecer que las personas utilicen el baño con base en su sexo biológico o de nacimiento, sin tomar en cuenta el género con el que se identifican o al que legalmente pertenecen.

CAPITOLO O LA CORTE
El representante estatal Rafael Anchía, de Dallas, dijo en una rueda de prensa que la bancada de legisladores mexicoamericanos espera que la propuesta para revocar la Ley SB4, que ya está siendo retada en corte, llegue al piso de la Cámara de Representantes (Diputados).  "O vamos a ganar aquí en el Capitolio o vamos a ganar en las cortes", fueron las palabras del funcionario.
El congresista Joaquín Castro, de San Antonio, señaló a su vez que esta sesión que están forzando Abbott y el vicegobernador Dan Patrick le está costando millones a los contribuyentes para dictar políticas sobre la ley de los baños.

Se calcula que de ser aprobada, la ley anti-trangénero le ocasionaría a Texas pérdidas de hasta 5.6 miles de millones de dólares. El lunes, empresas como American Airlines, con sede en Fort Worth, y AT&T, de Dallas, expresaron spreocupación por la discriminatoria ley de los baños.

"En vez de tener esa fijación en legislación discriminatoria que va a producir salida de negocios del estado, los líderes republicanos en Austin deberían de enfocarse en crear empleos, restaurar escuelas y combatir la corrupción que ha infestado al gobierno estatal durante su vigilancia", opinó Castro, quien también agradeció a los empresarios que han hecha pública su oposición "la dirección en la que estos líderes quieren llevar a nuestro estado".

Carteles como "prefiero hacer pipí cerca de un transgénero que de un intolerante", pudieron leerse afuera del Capitolio estatal el martes por la mañana. Mientras que cantos como "hey, hey, ho, Greg Abbot's got to go", fueron escuchados en el interior de la galería del edificio de la Legislatura.